Nuevas metas

1 Vistas
02 May 2022

Cuando logres una meta que te hayas trazado, de inmediato establece una nueva. Evolucionar es retarte a seguir creciendo.

Es muy común cuando es año nuevo que tengamos propósitos que deseamos cumplir, en México por ejemplo es una tradición comer 12 uvas a las 12:00 de la noche y con cada uva vamos pidiendo un deseo que deseamos que se convierta en realidad. Si hacemos el ejercicio de escribir esos propósitos que queremos cumplir, nos daremos cuenta que al siguiente año la lista de propósitos va a ser casi idéntica y esto se debe a que no se avanzó con los propósitos de ese año.

Los propósitos si no tienen un plan de acción se van a quedar como deseos que no se cumplieron, pero para lograr que cada uno de los sueños que vamos teniendo se vuelvan realidad hay que analizar lo que se requiere para poder lograrlo, ver los pasos que se deben seguir para lograr el objetivo e ir midiendo los avances para saber si vamos en el camino adecuado o debemos de hacer modificaciones al plan original.

Muchas personas se plantean sueños que quieren lograr, pasar del sueño a la realidad conlleva tener un plan que al ejecutarlo permitirá que ese anhelo se torne realidad.

Imaginemos que queremos correr un maratón, no podemos levantarnos el primer día del año y arrancarnos a correr hasta que no podamos más. Hay que tener un plan de entrenamiento y un plan de alimentación. Vamos a empezar por caminar, luego trotar y finalmente correr. Hay que ir sumando kilómetros a los entrenamientos conforme vamos adquiriendo condición física y al final estaremos preparados para lograr la meta de correr un maratón.

Así es como debemos atacar cada uno de los objetivos que nos vayamos proponiendo. Partir en metas intermedias el proceso para poder ir logrando el cometido hasta que hayamos alcanzado el propósito. Las metas para que podamos lograrlas deben ser alcanzables, medibles y con un  límite de tiempo. De esa manera podemos ir viendo avances en el tiempo y si hay retrasos meterle velocidad para lograr lo que esperamos en la fecha planteada.

Cuando logramos alcanzar una meta, hay que estar satisfechos del esfuerzo, pero de inmediato establecer una nueva meta. Si nos quedamos festejando la meta lograda y no ponemos nuevos objetivos nos vamos a estancar y no estaremos evolucionando. En la medida que nos mantengamos retándonos a nuevas metas vamos a ir logrando cosas que al principio pensaríamos que no seríamos capaces de hacerlas, así entraremos en una dinámica virtuosa de evolución que nos hará mejores cada día, a eso hay que apostar.

La mejor manera de lograr grandes avances es dividir ese avance en metas intermedias que te permitan ir logrando ver tus logros en el tiempo.