Si puedes hacerlo mejor, cambia

1 Vistas
17 Abr 2022

Todo es perfectible, lo puedes hacer muy bien, pero con humildad analiza lo que podrías hacer mejor y ponlo en práctica.

Hay una anécdota que me encanta de Tiger Woods, su historia es la de un campeón diseñado desde niño para triunfar. Por supuesto tenía la habilidad pero desde pequeño su padre se dedicó a entrenarlo, enfocarlo, no dejarlo que pensara en nada que no fuera su capacidad de convertirse en el máximo exponente del Golf. Fueron años complicados, no tuvo una infancia normal, pero logró ser campeón a muy temprana edad.

Ganó todos los torneos importantes, por muchos años fue el número uno indiscutible, pero en 2010 con su entrenador decidió modificar su swing, hay un dicho que comenta no repares lo que no está descompuesto, a pesar de ser el número uno del mundo, en conjunto con su entrenador encontró fallas en su swing y decidió que cambiarlo le ayudaría a mejorar. Por supuesto ese cambio le ocasionó una baja de juego importante en lo que lograba desaprender y aprender una nueva mecánica de swing, pero cuando finalmente lo dominó se sintió más seguro y logró mejores resultados.

Revisa objetivamente tus virtudes y defectos. Ataca aquello que no son tus puntos fuertes y ve generando una mejor versión de ti en el tiempo.

Si el mejor exponente del mundo en un deporte encuentra fallas en su mecánica y decide afrontarlo para mejorar ¿Qué no podemos hacer el resto de las personas? Puede ser que nos vaya bastante bien, que tengamos una exitosa carrera y que nos sintamos a gusto con la forma como trabajamos y los resultados que obtenemos. Pero seguir preparándonos, hacer cambios necesarios en la forma como manejamos a nuestro equipo, hacer aquello que requerimos hacer y que puedo no gustarnos mucho pero es necesario hacerlo, eso nos hará mejores profesionales y estaremos garantizando no solo el éxito actual sino una carrera ascendente en el futuro.

Tener la falsa idea de que todo es perfecto atenta directamente contra nuestro crecimiento, no es cómodo cuestionarnos, ser honestos para entender aquello en lo que no somos tan buenos, por supuesto debemos tener claras nuestras fortalezas y seguir explotándolas, pero donde hay que trabajar muy fuerte es en aquello que no dominamos, lo que nos cuesta trabajo o que simplemente no nos gusta hacer pero requerimos hacerlo.

Cuando estés cómodo y tranquilo debes estar claro que no estás creciendo. Lo que has logrado no es suficiente ya que siempre hay alguien dispuesto a hacer algo adicional y arrebatarte tu lugar. No importa el nivel que tengas en tu empresa, tu edad o formación académica, siempre hay algo adicional que hacer y aprender. De donde vienes no depende de ti, pero lo que si depende de ti es a donde llegas, no pares que la vida es para vivirla.

Incomódate, en la zona de confort no hay retos pero tampoco hay crecimiento.