Trabaja arduamente en tu transformación.

1580 Vistas
19 Ene 2015

El ejemplo más maravilloso de transformación en la naturaleza es cuando una oruga se transforma en mariposa.

Cuando nace un bebe  tiene dependencia de terceros para poder sobrevivir, hay que darle cariño, alimentarlo, asearlo, imaginar sus necesidades y resolverlas. Conforme ese bebe se convierte en niño, poco a poco se va independizando y  puede allegarse las cosas indispensables para sobrevivir, se llega a una edad en la que  el ser humano es independiente. Esa transformación todos la hemos pasado  pero se nos olvida con el tiempo, la realidad es que el ser humano es totalmente moldeable y basta con tener la conciencia y voluntad para realizar un sueño, dedicar tiempo y esfuerzo a llevarlo a cabo, para que finalmente se logre el objetivo.

mariposa

Por supuesto los malos hábitos llevan mucho tiempo en arraigarse y transformarnos negativamente,  por ejemplo si hoy en día sufrimos de  obesidad,  no se debe al chocolate que me acabo de comer, se debe al cúmulo de chocolates y  comida poco sana y falta de ejercicio que con el paso del tiempo me fue transformando negativamente, primero subí un kilo, dos y así sucesivamente sin  cambiar mis hábitos, hasta llegar al día de hoy donde ya tengo un problema de obesidad y si deseo que el mismo cambie en un día es imposible, va a requerir un cambio de hábitos profundo, dedicación y empeño para que comida a comida, mes con mes logre finalmente el objetivo.

 Los hábitos llevan tiempo en arraigarse y al comenzar a cambiar podemos desesperarnos ya que tardamos tiempo en empezar a ver los resultados esperados.

Al comenzar a cambiar un hábito para lograr una meta hay mucha resistencia de nuestra parte,  depende lo que deseemos lograr es muy raro que los resultados sean  inmediatos, pero  el esfuerzo si es grande, por ello debemos  tener muy clara la meta a largo plazo y que  lo más difícil es romper una tendencia. Siguiendo con el ejemplo de bajar de peso, uno lleva meses o años donde  la báscula marca más kilos cada que la visitamos, estamos en una tendencia de subir de peso y una vez que hay una tendencia, revertirlo es lo más complicado. Tal vez inicies tu dieta y  a la semana, tras mucho esfuerzo y sintiendo que morirás de inanición, has bajado unos cuantos gramos o no has bajado nada, se apodera de ti la desesperación, te preguntas ¿Para que hacer tanto esfuerzo si no veo resultados? Pero si te mantienes a la  siguiente semana empezaras a ver una pequeña victoria, pero lo más importante, has roto la tendencia y si ahora logras crear una tendencia positiva cada que te subas a la báscula vas a pesar menos y con el paso de los meses lograras tu objetivo.

Cómo se puede observar en el ejemplo anterior,  no es fácil cambiar una tendencia, pero si es posible.  Veamos un ejemplo de trabajo, tal vez llevas meses manteniendo las cuentas que ya atiendes pero  no has logrado una nueva cuenta importante y con el paso de los meses si has llegado a perder algunos negocios. Estas en una tendencia negativa donde si no cambias lo que estas haciendo te darás cuenta que  cada vez atiendes menos cuentas y por ende tus ingresos están bajando, lo que debes hacer es revisar que esfuerzo adicional hay que llevar a cabo para conseguir nuevas cuentas y poner manos a la obra.  Vas a buscar referidos  y tendrás pocos de inicio pero ya empezaste, posteriormente buscaras  tener citas de ventas, en algunas de ellas te pedirán una cotización en otras te darán las gracias, posteriormente  puede ser que no acepten tu cotización pero si sigues en ese camino vas a cerrar la primera cuenta nueva en un buen lapso de tiempo. Esto significa que rompiste la tendencia, viendo que hiciste bien que resultó en una venta, buscarás repetirlo y así sucesivamente. Al paso de los meses vas a tener varias nuevas cuentas que atender  y una agenda muy ocupada con tus antiguos y tus nuevos clientes.

Se puede observar que las transformaciones nos son rápidas, ni fáciles, pero si valen la pena, por ello  empieza tu transformación en varios flancos, ya que la vida no es solo el trabajo. Inicia por ti, que es aquello que quieres transformar, tal vez sea bajar de peso, correr un maratón, viajar a algún lugar del mundo, conseguir una pareja. Te propongo también que decidas transformar tu relación familiar,  tal vez planteándote tener más convivencia, tal vez  estableciendo un tiempo determinado a la semana para  jugar algo que a todos les guste, tal vez con una cita con tu pareja una vez al mes. También hay que tener metas laborales,   vender más, estudiar nuevos temas que me ayuden a crecer en mi empresa,  llevar a cabo más networking. No debes olvidar  que  somos  seres sociales y  hay que apoyar a quienes nos rodean, busca  apoyar en alguna fundación o  institución que te llame la atención, en este punto te invito a que no te limites a dar dinero, inmiscúyete,  ve cerca y de frente a las personas que estas apoyando. Transfórmate para bien y  sé la mejor  versión de ti mismo.

 Decídete a transformarte en lo personal, lo familiar, lo laboral y tu relación con los demásno es fácil pero si vale la pena.

1581 Vistas 1 Vistas hoy

También Puede Ser de Tu Interes...