Disciplina

8 Vistas
06 Sep 2021

Si quieres obtener los mejores resultados, deberás de estar dispuesto a realizar sacrificios para lograrlo.

Las historias de éxito sin lugar a dudas son inspiradoras. Poder conocer a detalle lo que una persona tuvo que pasar para lograr ser muy exitosa en el ámbito en que se desarrolla nos puede ayudar a establecer un paralelismo con nuestra propia historia, buscar lugares comunes y tratar de emular a la persona que estás estudiando para tener un éxito similar. El problema es que cuando se cuentan las historias de éxito  el foco está en el resultado y no en el camino que se siguió para obtener este resultado.

La vida en general tiene altibajos, ni todo lo que sucede es totalmente bueno ni tampoco hay vidas que sean tan negras que no hayan tenido algo de claridad en el camino. Al final las historias se dividen por el resultado que se obtuvo y desafortunadamente la mayor parte de las historias de vida no terminan siendo grandes historias de éxito. Pero si tratamos de encontrar un elemento común que hace que las personas tengan un resultado mejor al promedio se debe a la disciplina que se imponen en el día a día.

Para obtener resultados sobresalientes, debes de mirar con cuidado lo que haces y disciplinadamente repetir aquello que te ayuda a mejorar diariamente.

Cuando uno empieza a entender que los hábitos diarios al irlos repitiendo de manera cotidiana van generando resultados en el largo plazo podría uno buscar  tener hábitos que nos hagan mejores, pero el hecho de que el resultado no es inmediato hace que muchas personas no tengan conciencia del daño o beneficio que se hacen al repetir ciertas conductas diariamente. Por ejemplo si no como sanamente, no voy a engordar mañana, pero al venir repitiendo ese mal hábito por un  tiempo determinado me va a generar obesidad y en la misma proporción que el mal hábito no  dio resultados de inmediato un cambio de hábito hará que la nueva respuesta tarde un tiempo en llegar.

 La disciplina ayuda a que uno tenga buenos hábitos de manera diaria. Si disciplinadamente me levanto diario a cierta hora, va a llegar el momento en que no es un sacrificio pararme temprano es un hábito. Lo mismo pasa si como  sanamente y en horarios específicos, si dedico un tiempo a  hacer ejercicio, si  me doy tiempo personal para relajarme, etc. En la medida en que sea disciplinado voy a obtener buenos resultados en el mediano plazo y si logra hacer de la disciplina un hábito los resultados seguirán siendo satisfactorios en el largo plazo.

La fortuna que tenemos todos los seres humanos es que podemos cambiar en el momento en que lo decidamos, si tienes un problema en tus relaciones, en tu forma de tratar a las personas, en tu forma de comer, en tu forma de beber, etc. Puedes cambiarlo y con disciplina modificar por completo tu comportamiento y hacer un cambio en tu vida, pero se requiere reconocer lo que no está bien, decisión para querer cambiarlo, constancia para no claudicar y disciplina para mantenerlo en el largo plazo.

Todo lo que hoy no te guste en tu vida, estas en la posibilidad de cambiarlo. Pero debes tener el valor de disciplinarte y esperar a que lleguen los resultados.