Confianza en tu empresa.

8 Vistas
13 Sep 2021

Los equipos triunfadores confían en sus compañeros, tienen claro lo que se espera de ellos y lo ejecutan de manera correcta para beneficiar a todo el conjunto, de la misma manera deben operar las empresas.

Cuando uno está buscando trabajo y va a diferentes procesos, así como la empresa debiera tener claro el perfil que está buscando, uno debiera saber el tipo de empresa para la que queremos trabajar. Puede ser que uno ande buscando una oportunidad en una gran empresa trasnacional ya que en un momento dado nos interesaría poder ocupar una posición fuera de nuestro país o bien que nos llame más la atención laborar en una empresa familiar donde uno estará siempre más cerca de la alta dirección. Puede ser que los retos que nos llaman la atención vienen de empresas de reciente creación, etc.

Muchas veces no acabamos en la empresa que más nos llama la atención y donde hubiéramos soñado trabajar, pero finalmente decidimos firmar contrato con una empresa en lo particular, donde sentimos que somos el perfil adecuado, nos sentimos cómodos con las labores a realizar y el salario y prestaciones ofrecidas, con base en ello pactamos trabajar para esa empresa en lo particular. Ese vínculo contractual debemos de entender que va más allá de percibir un sueldo a cambio de realizar un trabajo. Debiera ser un vínculo con una institución a la que queremos impulsar y hacer progresar.

Si no compartes la filosofía de la empresa para la que trabajas y no te sientes feliz de poder trabajar allí, es momento de que cambies de aires.

Los procesos de contratación están aislados de la realidad que vamos a vivir cuando lleguemos a trabajar a la empresa con la que nos contratamos. Es importante que si vas a tener una entrevista busques investigar lo más que puedas de la empresa, ¿A qué se dedican?, ¿Donde operan?, ¿Que posición tienen en el mercado?, ¿Qué tan grandes son?, ¿Si han venido creciendo o están en problemas?, etc. Dependiendo del estadío de la empresa es el reto que vas a asumir, por ejemplo, hay personas que son extraordinarias para resolver problemas complejos, pero hay otros que en un ambiente de crecimiento pueden atraer muy buenos clientes, los perfiles son diferentes y si te diste el tiempo de indagar la empresa en la que podrías trabajar, puedes dimensionar si es o no una buena oportunidad.

Pero cuando ya estás en la empresa, trabajando, lo más importante es la confianza que tienes en que estás en el lugar adecuado en el momento correcto. ¿Los líderes de la empresa te inspiran para saber que estás en el lugar correcto? ¿Sientes que en conjunto con tus compañeros, puedes sacar adelante los grandes retos que tienen? ¿Consideras que la empresa va en el rumbo adecuado? Estas son preguntas que te permitirán ver si te encuentras en el lugar correcto para ti. Pero si no hay confianza, es muy difícil que puedas desarrollarte plenamente, ya que es un pilar necesario para dar lo mejor de ti y saber que tienes un equipo que te respalda.

Los tiempos actuales son complejos y las oportunidades que hay son limitadas. Eso puede hacer que acabemos firmando para la empresa que nos ofrezca un puesto y no para la organización donde nos sintamos cómodos. Lo malo de esto es que entras a un lugar esperando encontrar algo mejor y no permites que la empresa atraiga al talento que requiere en un momento donde seguramente necesita empleados comprometidos para salir adelante.

Si no te levantas lleno de ganas de ir a trabajar y dar lo mejor de ti para la empresa en la que trabajas, busca nuevos rumbos.