Tus resultados

1 Vistas
20 Nov 2022

Hay personas que les gusta mucho hablar,  pero la mejor forma de hablar bien y fuerte es con base en los resultados logrados.

Cuando uno ha sido empleado por una empresa, debemos de estar claros que nos están empleando para llevar a cabo una tarea específica y que nuestro desempeño se va a medir con base en indicadores que mostrarán los resultados que estamos obteniendo en las labores que nos han dejado a cargo. Esos resultados son los que nos van a permitir seguir creciendo en la empresa.

En la medida que logres que las métricas de desempeño bajo las cuales te van a evaluar sean objetivas y puedas ir viendo su evolución en el tiempo te va a permitir tener claro lo bien o mal que vas y hacer ajustes en el año para lograr los objetivos esperados por la empresa. Esos objetivos deben ser claros, medibles, relevantes y con un límite para cumplirse en el tiempo.

Los indicadores con que se evaluará tú desempeño deben ser consensuados y que permitan ver la productividad que estás teniendo.

Cuando ya tienes claros tus indicadores, debes de buscar trabajar de forma adecuada para lograr un buen resultado con base en las métricas que son importantes para tu organización. Lo ideal cuando tu resultado depende de otras áreas de la empresa es que se determinen métricas cruzadas para que todos estén comprometidos con el resultado. Por ejemplo ventas y producción. Si se vende mucho pero no hay la capacidad de fabricar el producto se va a afectar al área de ventas. Por otro lado, si se planean ventas muy altas y se produce lo suficiente para poder satisfacer la demanda y al final no se coloca lo previsto hay un exceso de inventarios.

Los resultados hablan por sí solos, si tus métricas son satisfactorias puede estar tranquilo de que vas en el camino correcto. De hecho con base en la consistencia de buenos resultados puedes platicar con tus superiores y plantearles que te gustaría seguir creciendo en la empresa para ver que habilidades duras y blandas requieres desarrollar para continuar con tu línea de carrera.

Lo mejor que puede pasar en una organización es que se mida el desempeño, que la métrica sea objetiva, que cada colaborador tenga claro lo que se espera de él y sepan  qué se considera un resultado sobresaliente e insuficiente en la organización. Se pueden encontrar muchos pretextos para no lograr los objetivos pero los buenos resultados hablan por sí solos.

Si tienes buenos resultados consistentemente pregunta qué habilidades debes desarrollar para seguir creciendo en tu organización.